jueves, 9 de junio de 2016

CAPÍTULO SEGUNDO

¿Qué es la personalidad?

“Nunca han existido dos individuos exactamente iguales, ni nunca podrán existir”.

Con esta contundente afirmación queremos dejar claro que todos los seres vivos somos diferentes entre sí. Incluso, aunque de una manera natural o artificial se consigan seres clonales (gemelos univitelinos), es decir, con la misma dotación genética inicial, las diferencias históricas que van a vivir cada uno de ellos determinarán modificaciones también en sus ADN que les harán diferentes.

Por tanto, todos los seres humanos somos diferentes física, psicológica y culturalmente y tenemos un lenguaje interno personal distinto a todos los demás. De manera que podemos aprender de las personas que nos rodean, pero nunca asumir que tenemos que ser iguales a alguno de ellos.
Además, a lo largo de la vida vamos cambiando, tanto nuestra forma física como mental. Sin embargo, intentamos estudiar qué parte del ser humano, como estructura dinámica cognitivo – afectivo - conductual, permanece relativamente estable como elemento integrador de las diferentes partes del ser humano (Subsistemas) y, mediante la cual influimos en el ambiente y éste influye en nosotros. A este componente lo llamamos Personalidad”.

El subsistema más primario y fijo que integra la personalidad es la “Constitución”, formada por los aspectos biológicos y heredables, relacionados con la manera e intensidad de nuestras formas de conducta.
Empedocles, ya en el siglo V a.C., hablaba sobre la “constitución” como resultado de la combinación de Cuatro Elementos” (tierra, agua, fuego y aire) y dependiendo de qué tipos de estos elementos se unan y en qué proporciones, se desarrollará un segundo subsistema que es el “Temperamento” (“Melancólico”, “Flemático”, “Colérico” y “Sanguíneo”), que varios miles de años después, sigue estando presente en algunos campos de nuestro saber y nos sigue ayudando (biotipos y psicotipos) en la búsqueda de la comprensión de la naturaleza humana.

Actualmente y sin grandes diferencias con lo anterior, la Constitución se reduce al subsistema anatómico-fisiológico de la personalidad (sistema nervioso, endocrino, inmunitario...), mientras que el Temperamento se estudia como el subsistema afectivo- emocional, que emerge del anterior y se muestra como el gran impulsor de la conducta.
La Inteligencia forma el subsistema Cognitivo-Analítico de la personalidad que depende de los anteriores, pero también del desarrollo cultural del individuo.

Finalmente, el subsistema que resulta de las interacciones entre los tres anteriores, pero que más relacionado está con el aprendizaje del sujeto y resulta decisivo en nuestras formas de afrontamiento de la vida, es el Carácter, que es el subsistema más motivacional.
Cuando se desea estudiar la personalidad de un sujeto, se analizan los Rasgos Psicológicos, entendidos como disposiciones estables que aparecen en el carácter de una persona y que les impulsa a comportarse de una manera similar en situaciones muy diversas. Ser alegre y simpático son rasgos de un individuo.

1º Ejercicio: tercer cuadernillo

Con el fin de mejorar nuestro “Autoconocimiento”, vamos a jugar en el Ejercicio No1 a la valoración de los “Rasgos Opuestos”, eligiendo tantos rasgos como nos sea posible y juntándolos por opuestos, como veremos más adelante.

Antes de iniciar este ejercicio es interesante que ampliemos brevemente dos aspectos de los “Constructos” de Kelly. Partamos de que, como este autor indicó, todas nuestras experiencias las guardamos en forma de constructos, que son las estructuras mentalesde almacenamiento de las percepciones que vamos teniendo con fuerte carga emocional, que luego utilizaremos para ver el mundo y proyectarnos en él:

a) Tendemos a organizar los constructos de una manera “Bipolar”: blanco–negro, gordo – delgado, alto – bajo, optimista – pesimista, bueno - malo... Ésta ha sido la forma de percepción más utilizada por el ser humano. Ya en la antigua China se hablaba del ying y yang como opuestos que al juntarse forman la unidad.

b) Aunque solemos expresar los constructos de una forma “Verbal”, pensando y hablando sobre ellos, la mayoría de las veces los manifestamos “No-verbalmente”, como son aquellos comportamientos que hemos automatizado en nuestra vida cuando andamos, comemos, conducimos, dialogamos, incluso seleccionando a los tipos de personas que nos agradan y a las que rechazamos y no sabemos explicar las razones para ello.

Con estas dos pequeñas indicaciones sobre los “Constructos” de Kelly ya podemos empezar a trabajar este ejercicio sobre el “Autoconocimiento” de mi Personalidad a través de un juego de polaridades(Rasgos Psicológicos). Dicho juego consiste en una valoración, lo más objetiva posible, de cada una de las parejas de características que aparecen en la siguiente lista y que podemos ir ampliando con otras nuevas parejas de rasgos que vayamos añadiendo siempre que se refieran a los “constructos” que hemos ido desarrollando a lo largo de nuestra vida.
La calificación está comprendida de “0” a “10” así, en la primera pareja (Hiperactiva- Hipoactiva), puedo creer que yo soy un “7” de hiperactiva y, por tanto, un “3” de hipoactiva. De esta manera voy personalizando cada uno de los rasgos-constructos que he ido representando de una forma “bipolar”.

PAREJAS DE CARACTERÍSTICAS OPUESTAS

Característica polar
Calificación
Característica antipolar
Calificación
Hiperactiva
Hipoactiva
Imprevisora
Planificadora
Impulsiva
Rutinaria
Me gusta el cambio
No me gusta el cambio
Expresiva
Inexpresiva
Cálida
Fría
Inconstante
Constante
Voluble
Estable
Valiente
Miedosa
Optimista
Pesimista
Atenta
Despistada
Lúdica
Formal



Finalmente, reunimos las características con los valores más altos, y éstas pueden representar una primera aproximación a nuestra “Personalidad” a través de los Rasgos (Constructos). También podemos intentar diferenciar cuándo los utilizamos “Verbalmente” y cuándo “No-verbalmente”, e incluso, si estos constructos son exclusivamente personales o forman parte de mi familia o de la sociedad.
Este mismo ejercicio lo podemos realizar, honestamente, con varios de nuestros amigos valorando nuestra persona, el resultado final es una información sobre cómo los más allegados me perciben, es decir, qué constructos tienen los demás sobre mí.

2º Ejercicio: tercer cuadernillo

Volviendo a los Psicotiposque hemos mencionado en el texto y que se relacionan con las diferentes clasificaciones “Temperamento - Carácter”, vamos a utilizar, a modo de ejercicio, la “Tipología de Le Senne” que clasifica el temperamento-carácter en 8 tipos:

TIPO
CARACTERÍSTICAS
NERVIOSO
•Extrovertido
•Impulsivo e irritable •Descontrolado e inestable
•No se centra (cambia de actividad)
SENTIMENTAL
•Inseguro
•Vulnerable y susceptible •Retraído y solitario •Indeciso y poco práctico
COLÉRICO
•Sociable (buen carácter) •Ocupado con muchos proyectos •Improvisador y precipitado •Alguna vez estalla sin control
APASIONADO
•Mucha pasión para las cosas
•Planes a largo plazo
•Gran capacidad de trabajo
•Trabaja solo (independiente y dominante)
SANGUÍNEO
•Cerebral y calculador
•Hace las cosas por el beneficio (prácticos) •Objetivos a corto plazo
•Optimistas y sociables
FLEMÁTICO
•Tranquilos y calmados •Reflexivos, callados y solitarios •Ordenados y programados •Rígidos y puntuales
AMORFO
•Sin energía ni entusiasmo •Busca el placer rápido y fácil •Sin curiosidad ni personalidad •Simpáticos y sociables
APÁTICO
•Sin vitalidad y testarudos •Cerrados en sí mismos •Les cuesta pedir perdón •Pasivos e indiferentes



Es muy difícil que una persona muestre un tipo único, ya que lo normal es que todos presentemos un temperamento-carácter mezcla de varios de estos tipos, por tanto, vamos a intentar realizar este ejercicio siguiendo estos dos pasos:
  1. a)  Analizamos con qué tipos nos identificamos más, realizando una valoración de “0” a “10” para cada uno de ellos. Al final, los psicotipos correspondientes a los mayores valores serán con los que más me identifico, consiguiendo con ello aumentar de nuevo un poco más mi autoconocimiento.

  2. b)  Cotejamos el resultado obtenido sobre mi mezcla tipológica con los datos del primer ejercicio, comprobando las coincidencias e intentando descubrir cómo se manifiestan en mis formas diarias de actuar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario