martes, 15 de octubre de 2013

1º Taller Vivencial 5 de Octubre de 2013

Mis querid@s amig@s y compañer@s de este viaje que llamamos Vida. En primer lugar agradecer vuestra presencia en el primer taller, que aunque fuimos casi 60 los asistentes, pudimos disfrutarlo superando cualquier incomodidad. Gracias.

Gracias también a todas las personas que me habéis escrito, más de 25, comentándome vuestra experiencia personal, sobre todo, en la segunda parte “vivencial”, lo que sentisteis, percibisteis, visualizasteis…, incluso algunas me habéis mandado los sueños que os han surgido en los días siguientes. Todo esto nos anima a seguir compartiéndonos.

Resumen recordatorio: Como solemos hacer en el comienzo de todos nuestros talleres, empezamos hablando sobre la importancia del “re-cuerdo” como actualización y del “re-creo” desde el autoconocimiento como algo imprescindible para nuestro progreso.

Presentamos el autoconocimiento de nuestro “Arquetipo SOMBRA”, como “objetivo” principal de este curso de talleres y aclaramos que la “sombra” representa todo aquello que brota de lo más profundo de nosotros mismos (inconsciente) y que rechazamos, porque se opone a lo que “YO” deseo manifestar conscientemente.

Cada uno de los talleres consta de dos partes, una primera parte más informativa, en la que pusimos de manifiesto que nuestros automatismos ocupan un porcentaje muy elevado de la vida diaria y que muchos de ellos son manifestaciones de nuestra “sombra”, por la que nos censuramos y rechazamos con tanta frecuencia, sintiéndonos dolorosamente incapaces de afrontar este auto-rechazo.

Maslow nos aclaró el significado de la “sombra” con su magistral pirámide, que volveremos a estudiar repetidas veces.

Conocimos que la “sombra” siempre está asociada a la emoción del miedo y por tanto respondemos a sus proyecciones con evitaciones o enfrentamientos agresivos.

La segunda parte del taller (vivencial), es una experiencia meditativa personal y grupal a través de “resonancias psicosomáticas”, para la que empleamos tres evocadores (música en directo, luces y una narrativa en lenguaje simbólico). Estos tres emisores se hacen coherentes a través de la MTC y los arquetipos que utilizamos en esta experiencia (sombra, madre y padre).

El propósito es facilitar el conocimiento de nuestra “sombra” a través de las proyecciones de “imágenes arquetípicas” que hacemos desde nuestro inconsciente en los automatismos (lenguaje, gestos, emociones, conductas…), en los sueños y en general, en toda nuestra vida diaria y cotidiana.

Recomendamos, que a lo largo de este mes y hasta el segundo taller, fuésemos anotando en un cuaderno todas aquellas manifestaciones que solemos hacer de una manera automática y repetitiva, así como los sueños que vayamos recordando.

Vuelvo a agradeceros vuestra presencia y participación y os animo a que sigáis anotando sin censura todo aquello que os vayáis encontrando como manifestaciones personales que os incomodan.

Un abrazo muy fuerte


Luis Emilio Oliver