lunes, 16 de abril de 2012

Sin la auto-observación y el auto-conocimiento no puede haber cambios




Sólo podemos cambiar aquello que conocemos. Lo desconocido está fuera de nuestro control para poderlo cambiar.
 
Lo que ignoro y no sé que ignoro, está fuera de mi alcance y no puedo hacer nada ante ello y por tanto, actuaremos desde nuestros automatismos creyendo que lo estamos haciendo desde nuestra voluntad. En estos casos, no somos mucho más que una complejas máquinas con unos programas instalados en unas fases más o menos tempranas de nuestra vida y que nos hacen responder ante determinados estímulos de unas formas predeterminadas.

Cuando estos automatismos no implican ningún mal-estar e incluso nos pueden proporcionar buenas sensaciones, constituyen unos buenos compañeros de viaje. Así funcionan nuestros automatismos de reconocimiento de los objetos, paisajes, personas…, es decir, de todos aquellos elementos presentes en nuestra vida cotidiana. También, nuestras formas efectivas de llamar la atención o de buscar el reconocimiento, cuando el resultado de estos actos suele aportarnos seguridad y mejora de nuestra autoestima.

 Por tanto, el problema no está en la existencia de estos maravillosos automatismos que nos hacen disfrutar de muchas situaciones de la vida sin apenas esfuerzo, sino en esos otros que nos salen sin querer y que nos generan desaprobaciones repetidas de la gente o de nosotros mismos. Estos automatismos, ante los que experimentamos mal-estar, son los que merecen de nuestra “auto-observación” y “auto-conocimiento” con el fin de poderlos cambiar y mejorar nuestro sentir en la vida.

En este sentido “Escuela Oliver” ha creado los cursos on-line, que os animamos a compartir con nosotros, con el fin de enseñar a toda aquella persona que lo desee a “auto-observarse” para poder, desde la mejora de su autoconocimiento, decidir cómo desea sentirse ante la vida y para ello, qué cambios necesita realizar en sus automatismos más limitadores.

Observar, conocer, comprender y cambiar lo que deseemos, son los pasos más rentables para alcanzar ese estado de bien-estar que tanto anhelamos.

Un fuerte abrazo y os acompañamos

Escuela Oliver

1 comentario:

  1. Es muy interesante su planteamiento uno con el que estoy totalmente de acuerdo. Pienso que sin este tipo de ejercicio el mejorarnos y poder cambiar nuestras malas conductas o hábitos es imposible. Pero aparte de esto debemos comprender como actúa el ego en nosotros y como nos causa tristeza dolor e infelicidad. Que piensa usted de esto?

    ResponderEliminar